Unidad de Cardiología Deportiva

Prevención y promoción de la salud cardiovascular, a través del ejercicio físico saludable y seguro.

El Servicio de Cardiología Dr. Asín Cardiel, en colaboración con el Hospital San Francisco de Asís y la Catedra de Cardiología de Salud Cardiovascular de la Universidad Alfonso X El Sabio, ponen en marcha una Unidad de Cardiología del Ejercicio físico y el Deporte.

Esta unidad multidisciplinaria tiene como objetivo:

  • Valoración del riesgo cardiológico para una practica segura de la actividad deportiva.
  • Detección de enfermedades del corazón, a veces silentes, que pueden constituir un riesgo para la salud y para la vida.
  • Recomendaciones para la adaptación de la actividad física a las condiciones de cada persona.
  • Orientación sobre ejercicio físico para el deporte que pueden realizar pacientes con problemas cardiovasculares.
  • Y en general, todo aquello relacionado con el ejercicio, el deporte y el sistema cardiovascular.

Se llevarán a cabo programas de ejercicio individualizado adaptados al riesgo cardiovascular. Y actividad física medicamente supervisada en centros de entrenamiento físico.

Profesionales:

Más información sobre deporte y salud cardiovascular:

  • Dr. E. Asín Cardiel.
  • Dr. E. Casas Rojo.
  • Dr. A. De Agustín Loeches.
  • Dr. A. García Touchard.

Teléfonos de contacto:
91 515 97 65
91 515 62 00

 

Descargar tríptico de cardiología deportiva

  • Existen tres tipos de diabetes: la insulinodependiente o de inicio en la infancia, la no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta, y la diabetes gestacional

    Consuma una dieta sana. Una dieta equilibrada es fundamental para la salud del corazón y del sistema vascular. Consuma abundantes frutas y verduras, cereales integrales, carnes magras, pescado y legumbres, y poca sal y azúcar.

    Más del 70% de las muertes por cáncer de pulmón, bronquios y traquea son atribuibles al consumo de tabaco.

    La diabetes aumenta el riesgo de cardiopatía y accidente vascular cerebral (AVC). Un 50% de los pacientes diabéticos mueren de enfermedad cardiovascular, principalmente por estas dos causas.

    Los principales factores de riego cardiovascular son: hipertensión, hipercolesterolemia, tabaquismo, diabtes, obesidad, herencia genética, sedentarismo, mala alimentación y estrés.

    La epidemia de tabaquismo mata cada año a casi 6 millones de personas. Además, más de 600 000 muertes anuales ocurren entre personas no fumadoras expuestas al humo de tabaco. Mueren de cáncer, cardiopatías, asma y otras enfermedades.

    Uno de cada tres adultos en el mundo tiene hipertensión (tensión arterial alta), un trastorno que causa aproximadamente la mitad de todas las defunciones por accidente cerebrovascular o cardiopatía.

    En el humo de tabaco hay unos 4000 productos químicos conocidos, de los cuales se sabe que, como mínimo, 250 son nocivos, y más de 50 cancerígenos para el ser humano.

    Si se mantienen las tendencias actuales, el consumo de tabaco matará a más de 8 millones de personas al año en 2030.

    La causa más frecuente de los infartos de miocardio y de los accidentes cerebrales cardiovasculares (ACV) es la formación de depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos que irrigan el corazón o el cerebro.

    Los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares constituyen una de las principales causas de muerte en todo el mundo, pero a menudo son evitables.

    La hipertensión fue la causa directa de 7,5 millones de defunciones en 2004, lo que representa casi el 13% de la mortalidad mundial.

    Los ataques al corazón (o infartos del miocardio) y los accidentes vasculares cerebrales (AVC) suelen ser fenómenos agudos que se deben sobre todo a obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el corazón o el cerebro.

    La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.

    El consumo de tabaco mata a más de 5 millones de personas al año y es responsable de la muerte de 1 de cada 10 adultos.

    La mayoría de las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse actuando sobre los factores de riesgo: consumo de tabaco, dietas malsanas y obesidad, inactividad física, hipertensión arterial, diabetes, o aumento de lípidos.

    Más del 40% de la población mundial vive en países donde no se impide el uso de términos desorientadores y engañosos en los paquetes de tabaco («light», «ligeros», «con bajo contenido en alquitrán»), ninguno de los cuales contribuye a reducir el riesgo para la salud.

    El 80% de los infartos de miocardio y de los accidentes cerebrovasculares prematuros son prevenibles. La dieta sana, la actividad física regular y el abandono del consumo de tabaco son fundamentales.

    La diabetes aumenta el riesgo de padecer infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Si es diabético, contrólese la tensión arterial y el azúcar en la sangre para minimizar dicho riesgo.

    Los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares pueden manifestarse de forma súbita y causar la muerte si no reciben atención médica inmediata.

  • Cómo llegar a la clínica

  • Preguntas frecuentes

  • Artículos recientes