Categoría: Nuestros especialistas

Laboratorio de Electrofisiología

Nuestro Laboratorio de Electrofisiología se dedica al estudio de las arritmias complejas, su curación mediante procedimientos tales como la Ablación con Radiofrecuencia, o su control con fármacos específicos llamados antiarrítmicos o con dispositivos como los Marcapasos, Resincronizadores y Desfribiladores Automáticos Implantables (DAI). El Laboratorio está dirigido por el Dr. Antonio Hernández Madrid. Estimulación cardíaca, marcapasos,…
seguir leyendo

Laboratorio de Actividad Hemodinámica

El laboratorio de hemodinámica es una unidad especializada dentro del Servicio de Cardiología. Su equipo está formado por los doctores Javier Goicolea Ruigómez y Arturo García Touchard. Ambos realizan en el laboratorio de hemodinámica procedimientos invasivos (mediante pequeños catéteres insertados en las arterias del cuerpo) para el diagnóstico de enfermedades cardiovasculares (como la enfermedad coronaria)…
seguir leyendo

  • La hipertensión no produce síntomas, pero puede ser causa de infarto de miocardio o accidente cerebrovascular. Hágase controlar la tensión arterial con regularidad.

    La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.

    Los accidentes cerebro cardiovasculares (AVC) pueden deberse a obstrucción de las arterias por depósitos de grasa o a hemorragias de los vasos cerebrales o coágulos de sangre.

    La epidemia de tabaquismo mata cada año a casi 6 millones de personas. Además, más de 600 000 muertes anuales ocurren entre personas no fumadoras expuestas al humo de tabaco. Mueren de cáncer, cardiopatías, asma y otras enfermedades.

    El consumo de tabaco, una dieta poco saludable y la inactividad física aumentan el riesgo de sufrir infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

    La causa más frecuente de los infartos de miocardio y de los accidentes cerebrales cardiovasculares (ACV) es la formación de depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos que irrigan el corazón o el cerebro.

    Los ataques al corazón (o infartos del miocardio) y los accidentes vasculares cerebrales (AVC) suelen ser fenómenos agudos que se deben sobre todo a obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el corazón o el cerebro.

    El 80% de los infartos de miocardio y de los accidentes cerebrovasculares prematuros son prevenibles. La dieta sana, la actividad física regular y el abandono del consumo de tabaco son fundamentales.

    El sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de defunción en el mundo. Cada año fallecen por lo menos 2,8 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso o la obesidad.

    Los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares pueden manifestarse de forma súbita y causar la muerte si no reciben atención médica inmediata.

    En total, la epidemia de tabaquismo mata cada año a casi 6 millones de personas. De proseguir esa tendencia, para 2030 la cifra aumentará hasta más de 8 millones anuales.

    Es posible protegerse de los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares con sólo invertir un poco de tiempo y esfuerzo.

    El humo de tabaco en espacios cerrados es inhalado por todos; por lo tanto, tanto fumadores como no fumadores quedan expuestos a sus efectos nocivos.

    Uno de cada tres adultos en el mundo tiene hipertensión (tensión arterial alta), un trastorno que causa aproximadamente la mitad de todas las defunciones por accidente cerebrovascular o cardiopatía.

    Consuma una dieta sana. Una dieta equilibrada es fundamental para la salud del corazón y del sistema vascular. Consuma abundantes frutas y verduras, cereales integrales, carnes magras, pescado y legumbres, y poca sal y azúcar.

    La diabetes aumenta el riesgo de cardiopatía y accidente vascular cerebral (AVC). Un 50% de los pacientes diabéticos mueren de enfermedad cardiovascular, principalmente por estas dos causas.

    La hipertensión fue la causa directa de 7,5 millones de defunciones en 2004, lo que representa casi el 13% de la mortalidad mundial.

    Más del 40% de la población mundial vive en países donde no se impide el uso de términos desorientadores y engañosos en los paquetes de tabaco («light», «ligeros», «con bajo contenido en alquitrán»), ninguno de los cuales contribuye a reducir el riesgo para la salud.

    Los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares constituyen una de las principales causas de muerte en todo el mundo, pero a menudo son evitables.

    En el humo de tabaco hay unos 4000 productos químicos conocidos, de los cuales se sabe que, como mínimo, 250 son nocivos, y más de 50 cancerígenos para el ser humano.

  • Cómo llegar a la clínica

  • Preguntas frecuentes

  • Artículos recientes