Contacto

Puede contactarnos por teléfono durante el horario de atención al público, o bien usando el siguiente formulario.

Hospital San Francisco de Asís

Teléfonos
91 515 97 65
91 563 03 60 ext 408 o 409
Fax
91 515 97 66
Correo electrónico: cardio @ unidadcardio.com
Horario de atención al público:
Lunes a viernes 9:00-20:00h

  • Los accidentes cerebro cardiovasculares (AVC) pueden deberse a obstrucción de las arterias por depósitos de grasa o a hemorragias de los vasos cerebrales o coágulos de sangre.

    La mayoría de las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse actuando sobre los factores de riesgo: consumo de tabaco, dietas malsanas y obesidad, inactividad física, hipertensión arterial, diabetes, o aumento de lípidos.

    Existen tres tipos de diabetes: la insulinodependiente o de inicio en la infancia, la no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta, y la diabetes gestacional

    En el humo de tabaco hay unos 4000 productos químicos conocidos, de los cuales se sabe que, como mínimo, 250 son nocivos, y más de 50 cancerígenos para el ser humano.

    Es posible protegerse de los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares con sólo invertir un poco de tiempo y esfuerzo.

    El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos, y también ojos y riñones.

    La mitad de los más de 1000 millones de fumadores morirán prematuramente de una enfermedad relacionada con el tabaco.

    La causa más frecuente de los infartos de miocardio y de los accidentes cerebrales cardiovasculares (ACV) es la formación de depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos que irrigan el corazón o el cerebro.

    El consumo de tabaco mata a más de 5 millones de personas al año y es responsable de la muerte de 1 de cada 10 adultos.

    Si se mantienen las tendencias actuales, el consumo de tabaco matará a más de 8 millones de personas al año en 2030.

    En total, la epidemia de tabaquismo mata cada año a casi 6 millones de personas. De proseguir esa tendencia, para 2030 la cifra aumentará hasta más de 8 millones anuales.

    La diabetes aumenta el riesgo de padecer infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Si es diabético, contrólese la tensión arterial y el azúcar en la sangre para minimizar dicho riesgo.

    Los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares pueden manifestarse de forma súbita y causar la muerte si no reciben atención médica inmediata.

    La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.

    El sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de defunción en el mundo. Cada año fallecen por lo menos 2,8 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso o la obesidad.

    Los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares constituyen una de las principales causas de muerte en todo el mundo, pero a menudo son evitables.

    La hipertensión no produce síntomas, pero puede ser causa de infarto de miocardio o accidente cerebrovascular. Hágase controlar la tensión arterial con regularidad.

    Los ataques al corazón (o infartos del miocardio) y los accidentes vasculares cerebrales (AVC) suelen ser fenómenos agudos que se deben sobre todo a obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el corazón o el cerebro.

    El sobrepeso aumenta el riesgo de sufrir infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Para mantener el peso ideal, haga ejercicio regularmente y coma alimentos sanos.

    El consumo de tabaco, una dieta poco saludable y la inactividad física aumentan el riesgo de sufrir infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

  • Cómo llegar a la clínica

  • Preguntas frecuentes

  • Artículos recientes