Cómo llegar

Hospital San Francisco de Asís


Ver mapa más grande

Dirección:
Unidad Cardiológica, Hospital San Francisco de Asís
c/ Joaquín Costa, 28 (Esq. Velázquez)
28002 Madrid
Teléfonos: 91 515 97 65 — 91 563 03 60 (ext. 408)
Fax: 91 515 97 66
Email: cardio@unidadcardio.com
Horario de atención al público: Lunes a Viernes de 9 a 20h.

Cómo llegar:
Metro: República Argentina
Autobús: Circular
Tren de cercanías: Nuevos Ministerios

Hoteles próximos:
Gran Hotel Velázquez. c/ Velázquez 62. Tlf: 91 575 28 00
Hotel NH. c/ Príncipe de Vergara, 92. Tlf: 91 563 26 95. Reservas: 902 570 368

  • Consuma una dieta sana. Una dieta equilibrada es fundamental para la salud del corazón y del sistema vascular. Consuma abundantes frutas y verduras, cereales integrales, carnes magras, pescado y legumbres, y poca sal y azúcar.

    Existen tres tipos de diabetes: la insulinodependiente o de inicio en la infancia, la no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta, y la diabetes gestacional

    La hipertensión fue la causa directa de 7,5 millones de defunciones en 2004, lo que representa casi el 13% de la mortalidad mundial.

    Es posible protegerse de los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares con sólo invertir un poco de tiempo y esfuerzo.

    Si se mantienen las tendencias actuales, el consumo de tabaco matará a más de 8 millones de personas al año en 2030.

    El tabaquismo pasivo es causa de graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias: de cardiopatía coronaria y cáncer de pulmón, en el adulto; de síndrome de muerte súbita en el lactante; y de bajo peso al nacer en el feto.

    En el humo de tabaco hay unos 4000 productos químicos conocidos, de los cuales se sabe que, como mínimo, 250 son nocivos, y más de 50 cancerígenos para el ser humano.

    El 11% de las muertes por cardiopatía isquémica, la principal causa mundial de muerte, son atribuibles al consumo de tabaco.

    El abandono del consumo de tabaco reduce el riesgo de padecer infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares
    desde el momento mismo en que lo ponga en práctica.

    El humo de tabaco en espacios cerrados es inhalado por todos; por lo tanto, tanto fumadores como no fumadores quedan expuestos a sus efectos nocivos.

    Los ataques al corazón (o infartos del miocardio) y los accidentes vasculares cerebrales (AVC) suelen ser fenómenos agudos que se deben sobre todo a obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el corazón o el cerebro.

    Más del 70% de las muertes por cáncer de pulmón, bronquios y traquea son atribuibles al consumo de tabaco.

    La mitad de los más de 1000 millones de fumadores morirán prematuramente de una enfermedad relacionada con el tabaco.

    El sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de defunción en el mundo. Cada año fallecen por lo menos 2,8 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso o la obesidad.

    El consumo de tabaco, una dieta poco saludable y la inactividad física aumentan el riesgo de sufrir infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

    La actividad física durante un mínimo de 30 minutos casi todos los días de la semana ayuda a evitar los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares.

    La mayoría de las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse actuando sobre los factores de riesgo: consumo de tabaco, dietas malsanas y obesidad, inactividad física, hipertensión arterial, diabetes, o aumento de lípidos.

    La epidemia de tabaquismo mata cada año a casi 6 millones de personas. Además, más de 600 000 muertes anuales ocurren entre personas no fumadoras expuestas al humo de tabaco. Mueren de cáncer, cardiopatías, asma y otras enfermedades.

    Los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares constituyen una de las principales causas de muerte en todo el mundo, pero a menudo son evitables.

    Más del 40% de la población mundial vive en países donde no se impide el uso de términos desorientadores y engañosos en los paquetes de tabaco («light», «ligeros», «con bajo contenido en alquitrán»), ninguno de los cuales contribuye a reducir el riesgo para la salud.

  • Cómo llegar a la clínica

  • Preguntas frecuentes

  • Artículos recientes