Últimas noticias

Los profesionales necesitan formación sobre muerte súbita en deportistas

Acaba de publicarse el libro Cardio Deporte de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y Grupo CTO, dirigido por el doctor Enrique Asín Cardiel y codirigido por Araceli Boraita Pérez y Luis Serratosa Fernández.

Gaceta Médica ha publicado recientemente una reseña del libro junto a una entrevista con su director.

Asín, que también fue presidente de la SEC, explica a GM que las enfermedades cardiovasculares tienen la característica de que pueden prevenirse en gran medida si se controlan los factores de riesgo. El ejercicio físico y el deporte han demostrado beneficios en la prevención cardiovascular y también “probablemente” en otras enfermedades como el cáncer, mejorando la calidad y la esperanza de vida. El especialista agrega que para realizarlo de forma segura debe estar adaptado a las condiciones personales y ambientales según el nivel del deporte. “Por otra parte tiene enorme interés la detección precoz de alteraciones cardiacas en el deportista, en términos de riesgo y pronóstico”, incide.

El experto destaca que el libro Cardio Deporte es una recopilación actualizada “de todos los aspectos relacionados con el ejercicio físico-deporte y el corazón desde diferentes perspectivas”. Para ello, han participado cerca de 40 especialistas en diferentes áreas: fisiólogos, cardiólogos clínicos y especializados, médicos del deporte, genetistas, anatomopatólogos, especialistas en medicina legal y juristas.

Entre los aspectos más desconocidos, destaca la muerte súbita en deportistas que “afortunadamente es poco frecuente, pero dramática”, por lo que es uno de los temas que se trata en profundidad en esta obra, así como el papel y tipo de reconocimientos preparticipación. Otro de los aspectos de interés abordados es la atención médica en los eventos deportivos.

Leer reseña completa

Esta entrada fue publicada en Cardiología. Guardar el enlace permanente.
  • Es posible protegerse de los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares con sólo invertir un poco de tiempo y esfuerzo.

    Consuma una dieta sana. Una dieta equilibrada es fundamental para la salud del corazón y del sistema vascular. Consuma abundantes frutas y verduras, cereales integrales, carnes magras, pescado y legumbres, y poca sal y azúcar.

    Los principales factores de riego cardiovascular son: hipertensión, hipercolesterolemia, tabaquismo, diabtes, obesidad, herencia genética, sedentarismo, mala alimentación y estrés.

    El consumo de tabaco es un factor de riesgo para seis de las ocho principales causas de defunción en el mundo.

    El abandono del consumo de tabaco reduce el riesgo de padecer infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares
    desde el momento mismo en que lo ponga en práctica.

    En el humo de tabaco hay unos 4000 productos químicos conocidos, de los cuales se sabe que, como mínimo, 250 son nocivos, y más de 50 cancerígenos para el ser humano.

    Los factores de riesgo cardiovascular (FRC) son aquellas causas que inciden en el desarrollo y padecimiento de enfermedades que afectan al sistema cardiocirculatorio, es decir, al corazón y la red de arterias y venas de todo el organismo.

    La diabetes aumenta el riesgo de cardiopatía y accidente vascular cerebral (AVC). Un 50% de los pacientes diabéticos mueren de enfermedad cardiovascular, principalmente por estas dos causas.

    La hipertensión no produce síntomas, pero puede ser causa de infarto de miocardio o accidente cerebrovascular. Hágase controlar la tensión arterial con regularidad.

    El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos, y también ojos y riñones.

    La hipertensión fue la causa directa de 7,5 millones de defunciones en 2004, lo que representa casi el 13% de la mortalidad mundial.

    La causa más frecuente de los infartos de miocardio y de los accidentes cerebrales cardiovasculares (ACV) es la formación de depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos que irrigan el corazón o el cerebro.

    El consumo de tabaco, una dieta poco saludable y la inactividad física aumentan el riesgo de sufrir infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

    Uno de cada tres adultos en el mundo tiene hipertensión (tensión arterial alta), un trastorno que causa aproximadamente la mitad de todas las defunciones por accidente cerebrovascular o cardiopatía.

    La mayoría de las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse actuando sobre los factores de riesgo: consumo de tabaco, dietas malsanas y obesidad, inactividad física, hipertensión arterial, diabetes, o aumento de lípidos.

    Los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares pueden manifestarse de forma súbita y causar la muerte si no reciben atención médica inmediata.

    Los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares constituyen una de las principales causas de muerte en todo el mundo, pero a menudo son evitables.

    En total, la epidemia de tabaquismo mata cada año a casi 6 millones de personas. De proseguir esa tendencia, para 2030 la cifra aumentará hasta más de 8 millones anuales.

    El sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de defunción en el mundo. Cada año fallecen por lo menos 2,8 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso o la obesidad.

    Los accidentes cerebro cardiovasculares (AVC) pueden deberse a obstrucción de las arterias por depósitos de grasa o a hemorragias de los vasos cerebrales o coágulos de sangre.

  • Cómo llegar a la clínica

  • Preguntas frecuentes

  • Artículos recientes