Aviso legal

Información general

La web de Cardiología Integral Dr. Asín Cardiel tiene como objetivo dar a conocer las actividades de esta Unidad. Al acceder a esta Web se acepta que la Unidad Cardiológica no será responsable de consecuencia alguna, daño o perjuicio que se deriven de dicho acceso o uso de la información de dicha Web. En particular, los contenidos de esta Web no deben entenderse nunca como consejo médico personalizado, que sólo puede obtenerse mediante consulta médica personal con un especialista que evalúe las circunstancias particulares de cada caso.

Protección de datos

En algunas páginas de este sitio, como la de contacto o petición de cita, se le solicitan datos personales. El propósito de estos datos es únicamente facilitar el contacto con los usuarios del sitio y, en su caso, tramitar solicitudes de citas médicas con especialistas de nuestra Unidad. La Unidad Cardiológica se reserva el derecho a almacenar estos datos en una base de datos, pero en ningún caso los comparte con ninguna entidad externa.

De acuerdo con la Ley Orgánica 15/99, de 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, usted tiene los llamados “derechos ARCO” con respecto a sus datos personales: los derechos al acceso, rectificación, cancelación y oposición a los datos. Para ejercer estos derechos, puede usar nuestro formulario de contacto.

Contenidos

Los contenidos alojados en el sitio son, salvo que se indique o pueda deducirse lo contrario, propiedad de Unidad de Cardiología Integral Asín Cardiel, que por defecto se reserva todos los derechos sobre ellos; sin perjuicio de otros derechos que puedan estar reservados a otras partes (autores, fotógrafos, productores) generadoras o propietarias del contenido alojado en el sitio. Si detecta algún contenido que debería ser retirado, requiera permiso de uso o atribución de autoría o copyright que no hemos incluido, no dude en comunicárnoslo para que podamos tomar la acción adecuada.

  • Los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares constituyen una de las principales causas de muerte en todo el mundo, pero a menudo son evitables.

    El sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de defunción en el mundo. Cada año fallecen por lo menos 2,8 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso o la obesidad.

    En el humo de tabaco hay unos 4000 productos químicos conocidos, de los cuales se sabe que, como mínimo, 250 son nocivos, y más de 50 cancerígenos para el ser humano.

    Los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares pueden manifestarse de forma súbita y causar la muerte si no reciben atención médica inmediata.

    La diabetes aumenta el riesgo de padecer infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Si es diabético, contrólese la tensión arterial y el azúcar en la sangre para minimizar dicho riesgo.

    Es posible protegerse de los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares con sólo invertir un poco de tiempo y esfuerzo.

    La hipertensión fue la causa directa de 7,5 millones de defunciones en 2004, lo que representa casi el 13% de la mortalidad mundial.

    La ingestión diaria de al menos cinco raciones de frutas y hortalizas, y la reducción del consumo de sal a menos de una cucharadita al día pueden ayudar a prevenir los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares.

    El consumo de tabaco es un factor de riesgo para seis de las ocho principales causas de defunción en el mundo.

    El sobrepeso aumenta el riesgo de sufrir infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Para mantener el peso ideal, haga ejercicio regularmente y coma alimentos sanos.

    Los principales factores de riego cardiovascular son: hipertensión, hipercolesterolemia, tabaquismo, diabtes, obesidad, herencia genética, sedentarismo, mala alimentación y estrés.

    El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos, y también ojos y riñones.

    Uno de cada tres adultos en el mundo tiene hipertensión (tensión arterial alta), un trastorno que causa aproximadamente la mitad de todas las defunciones por accidente cerebrovascular o cardiopatía.

    El 80% de los infartos de miocardio y de los accidentes cerebrovasculares prematuros son prevenibles. La dieta sana, la actividad física regular y el abandono del consumo de tabaco son fundamentales.

    Más del 70% de las muertes por cáncer de pulmón, bronquios y traquea son atribuibles al consumo de tabaco.

    Si se mantienen las tendencias actuales, el consumo de tabaco matará a más de 8 millones de personas al año en 2030.

    La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.

    La epidemia del tabaquismo avanza ahora hacia el mundo en desarrollo donde, en el curso de los próximos decenios, se producirá más de 80% de las defunciones relacionadas con el tabaco.

    La mayoría de las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse actuando sobre los factores de riesgo: consumo de tabaco, dietas malsanas y obesidad, inactividad física, hipertensión arterial, diabetes, o aumento de lípidos.

    Consuma una dieta sana. Una dieta equilibrada es fundamental para la salud del corazón y del sistema vascular. Consuma abundantes frutas y verduras, cereales integrales, carnes magras, pescado y legumbres, y poca sal y azúcar.

  • Cómo llegar a la clínica

  • Preguntas frecuentes

  • Artículos recientes